martes, 27 de abril de 2010

UN IDOLO MILLONARIO EN CARIÑO DE LA GENTE - El Retraro de Hoy - Diario Digital de Mar del Plata - Enero 2009

Carlitos Balá es una especie de “máquina de contar chistes”.
Uno tras otro van surgiendo en el transcurso de la charla con el Retrato de hoy, los que provocan risas y elogios de mesas vecinas en donde dialogábamos con el genial artista, y al igual que todos los años disfruto esta temporada: rodeada de mucho cariño de la gente que disfruta de Mar del Plata. “Hace ya más de siete años que vengo a Playa Grande, para disfrutar del balneario Polo Beach junto a mi familia”

Hoy, con 83 “abriles” sobre sus espaldas, Carlos Balaá ( tal cual es su verdadera identificación) no duda al decir que “buscaba el absurdo , y quizás por eso salía del “molde” normal” para acotar que “mis comienzos fuerte fue en la radio, a la que le tenía mucho miedo. De verdad. Armaba el personaje y muchas veces, inclusive, me iba vestido de tal. La gente se llegaba a la radio para ver si era cierto”

Afirma, que a pesar de no estar en la pantalla, le encanta la televisión “ en la cama , auriculares puestos para no molestar a mi señora, miro todo tipo de programa. Soy un director que marca todo…¿Si me gusta la televisión de hoy? Es cuestión de seleccionar. Yo miro, busco y encuentro.”

“Mi forma de trabajar no se da hoy en la TV”

Reconoce que no existen en la actualidad “programas como el mío. Yo tengo una forma de trabajar que hoy no se da en los canales. Un ejemplo es el canal Volver que da un programa para chicos a la una y media de la noche y una pareja haciendo el amor a las tres de la tarde ….no lo entiendo, o mejor dicho lo entiendo y me hago el gil”

Nos contó que “hoy sigo haciendo comicidad, pero en la calle. Para mí y aquellos con los que me cruzo, con bromas o preguntas insólitas que arrancan sonrisas. Es una manera de actuar, de exteriorizar lo que siento”

“Algunos me preguntan porqué no hago televisión?. Simplemente porque no se han dado las condiciones y yo tampoco las he buscado. Muchos me recuerdan con algunas de las 14 películas que hice, y que no fueron más porque la televisión me llevaba mucho tiempo”

Se consideró “un fiaca a la hora de intentar producir en estos tiempos algo para la TV”

Inventor de la famosa frase “¿Que gusto tiene la sal?” recordó el día que “un tipo me la quiso vender él a mí …insólito , pero real”. ¿Si la llevé a patentar?. No. Yo creo en la honradez de la gente…”

A la hora de analizar la televisión actual en el rubro infantil, señaló que “hay dibujos animados. Luego de la aparición de Piñón Fijo, que más que un payaso es un verdadero juglar, no apareció otra gente con ese carisma. Por ahí alguna “maestra jardinera” que se volcaron a los chicos. Lo mío era trabajo de actor cómico, pero ellas tenían otro estilo”

“El éxito se basa en querer lo que hacés”

Al referirse al éxito y cómo llegarle a los chicos, no dudó en decir que “tenés que querer lo que hacés. Yo tengo 100 biblioratos en mi casa de la gente que me ha enviado cartas y dibujos a lo largo de los años. Es más, he llamado a gente que había dejado de ser chica para saludarlo para el cumpleaños ya que había mandado una carta con su fecha de nacimiento. Esa comunicación nunca la he perdido”

Nos cuenta que “no me siento abandonado por la gente, que es lo fundamental. Quizás porque me encierro mucho, y eso que va en contra de mi trabajo que es mucho de relaciones públicas. No voy a ver obras de teatro siquiera. Hoy es cierto la televisión tiene otro ritmo, pero no me produce daño alguno”

Enamorado de Mar del Plata, cuenta que ha rechazado trabajos en los últimos tiempos que lo podrían haber llevado a Córdoba. “A mi me gusta esta ciudad. Acá se puede dormir fresco, hay de todo.”


Trae a la memoria sus primeros pasos en Mar del Plata en el la confitería El Lido, abajo del Hotel Riviera, junto a Locatti y Marchesini, allá por el año 57.

Reconoce que “el cariño de la gente nunca abandona al actor cómico. Quizás por ahí el dramático se distancia un poco más del público por su trabajo, pero a nosotros no nos olvidan así nomás”

“Ni poniéndome antejos veo bien a este Gobierno”

Fue duro a la hora de calificar la actual situación política nacional. “Ni poniéndome los anteojos la veo bien. Directamente no la veo… Yo cuando alguien ingresa a los cargos de poder, como por ejemplo cuando fue (Domingo) Cavallo al Ministerio de Economía , le hubiese puesto un equipo de psicólogos para ver como carburaba ese tipo. Lo mismo haría hoy. Les haría un test, y terminaría mucho con ese amiguismo”

Reconoció que creció artísticamente siguiendo el ejemplo “de Charles Chaplin. Lo máximo que existió. Copié mucho de él” , para no dejar de rescatar las figuras “criollas” de Pepe Biondi, Mario Sanchez, Antonio Gasalla , con su particular estilo”

Y al igual como había llegado, la gente se amontona a su lado y le pide sacarse una foto , celular o cámara digital de por medio en estos tiempos modernos, algo que accede con la sonrisa de siempre , retribuyendo el cariños de aquellos (especialmente mayores de 30) que nunca lo van a olvidar.
Gentileza: Miguel Avellaneda (por EL RETRATO DE HOY)

2 comentarios:

el murcielaguito dijo...

Este articulo vale oro, porque muestra un Carlitos que habla desde el corazòn, no se calla la boca y tiene una honradez a prueba de fuego... y eso que llama es verdad, ya lo vivimos con Maria de los Angeles, aquien recordo su cumpleaños...
la opiniòn sobre Volver es muy cierta, dan programas para chicos a la una, y enseguida te meten algo que nada que ver...

Carlitos tiene muchisimo por enseñar aùn, y nosotros , tenemos que mantener fresca esa sonrisa que nos deja cada vez que lo vemos o mencionamos...


un genio, un maestro de la vida!

abrazos

Gus dijo...

esto es simple, más allá de todo lo que admiramos al MAESTRO, debemos destacar un denominador común: su desencanto con la tele actual y con el modo en que hace tele.
Desde hace muchos años que Carlitos viene pidiendo pista, en un momento quería una comedia, mostrar sus dotes de comediante. Jamás le dieron el gusto.
Señores directivos de la tele actual, sinceramente, dan mucho asco. Con onda.